SLIDER

Ruta por los Balcanes: último paracaidismo y Ravno

Como Sarajevo fue un visto y no visto, dieron la opción de volver a hacer paracaidismo o repetir Sarajevo, para pasear más detenidamente por la ciudad. Solo 8 personas fuimos valientes y escogimos paracaidismo, está vez con premio, se nos ha prometido un chaleco Reporter Academy que espero que llegue a casa por Navidad ;).

Marchamos rumbo a nuestro último paracaidismo, cuando llevas dos días haciendo autoestop, hablando con la gente, buscando un sentido al camino... te engancha y te emociona, por eso volvimos :).

En nuestra primera parada encontramos a una familia encantadora, eran dos hermanas y el marido de una de ellas.


Tomamos café, del tradicional, el que se hierve con el poso, limonada y pastitas. Incluso una de las hermanas nos leyó los posos del café, cosa que me quedé anonadada. Menos mal que nos auguraba mucha suerte que sino volvemos a España con cara de pan.


Continuamos a nuestro destino, todavía nos quedaban 40 km para llegar al punto de encuentro. Por el camino, mientras hacíamos autoestop, danzábamos cual cabritillas, caminando al sol, comiendo, hablando...Este era el paisaje que nos rodeaba.

Paisaje
No siempre todo sale bien, aquí es cuando os cuento la historia de una de las personas que nos recogieron haciendo autoestop. Entramos en el coche y ya sentimos que algo no iba bien, el olor del coche nos apestaba....el tipo, un joven de 27 años, de estatura pequeña y complexión delgada. Empezamos a darle conversación, porque queda muy mal ir subidas en un coche que te recoge en medio de un camino de cabras, y hablar en español con tu amiga...así que empezamos a preguntarle por su profesión, por sus intereses...el tío hablaba muy fuerte, tenía una risa nerviosa, no paraba de decirnos que subiéramos las ventanas. Yo empecé a imaginar, "y si este olor de ambientador es para que nos intoxiquemos"... Silvia, mi compañera, se reía...

De repente, el tío puso la mano en la pierna de Silvia, conservamos la calma, le dijimos que parara el coche porque ya habíamos llegado a nuestro destino. No quería detenerse, nosotras nos empezamos a poner histéricas "please, stop here", repetíamos. Al cabo de unos segundos paro el coche, el desgraciado tocó el culo de Silvia, ésta le lanzó la botella de agua en la cara. Salimos corriendo, vaya susto...

Nos quedamos en medio de la carretera, con el móvil en la mano para llamar, cuando se paró Marta que iba en un coche de un buen hombre, nos subimos y fuimos las tres juntas al punto de encuentro. Vaya susto-aventura...andad con ojo aquí y en Pekín.... Mi cupo de autoestop se llenó con este acontecimiento...

Total que llegamos al punto de encuentro 8 tías medio ralladas, nosotras dos por lo que nos había pasado. A Marta casi se la quieren llevar al huerto...Reporter Academy que no respondía a nuestras llamadas, esperamos 2 horas a que vinieran a buscarnos...se ve que la policía había parado a nuestra furgoneta salvavidas por llevar una luz fundida...tela....


Fue un día muy completo...volvimos a Bacevici esa noche, hicimos una fiestecita nocturna.

----------------------------

De vuelta a Bacevici (Mostar)...

Nos despertamos con las pilas puestas, ducha, cámara y acción. Hoy salíamos alrededor de nuestra casa en Bacevici (a pocos km de Mostar), a investigar sobre profesiones. Dimos varias vueltas hasta que nos topamos con este simpático Bar-Badulake. Encontramos a tres hombres muy variopintos, nos sentamos con ellos, coca-cola y empezamos a hablar.


Tienda - Bar
Principalmente nos hablaba el de la coleta, que perdonadme pero no recuerdo su nombre, es bastante conocido por la zona ya que también tiene un bareto. 



Tiene 55 años, vive entre Bacevici y Holanda, además de las cicatrices de su "paso" por la guerra, pasó por quirófano para hacerse un transplantante de corazón. Repetía y una vez "Vive el momento porque mañana puede que ya no estés aquí". Hablaba con entereza de la muerte, solo tenía un objetivo en la vida, vivirla al máximo. Personalmente no sé si puede hacerlo, en menos de una hora había bebido 4 cervezas...

Nota mental: Vivir como si no hubiera mañana

Seguimos en Bacevici, sandía para refrescarnos y baño en el río, que hoy teníamos la tarde libre.

Sandías de hasta 12 kilos lo único fresco
----------------

RAVNO

La guerra destrozó este pequeño pueblo que pasó de los 3.000 habitantes a 100. Ravno ofrece un paisaje rural y tranquilo, a 100 km de la frontera con Croacia. Se aprecia la Valle de la Muerte, un entorno que parece extraído de una película.

De camino a Ravno por la carretera
Nuestra misión de hoy fue retratar la población de Ravno, cosa que fue bastante complicada porque nos costó encontrar a gente por las casas. Retratamos a esta mujer, que nos pareció digna de un film de Almodóvar, si es una mujer....cuesta de creer.


Lo más emocionante de Ravno fue el cielo estrellado...


Y la Rave que nos montamos en medio de la nada...


Fueron días felices en Ravno, duchas con regadera, caminatas.... Tres días geniales.

Mañana acabamos nuestra ruta en Croacia y os cuento las impresiones de viajar con Reporter Academy.

Feliz día :)

No hay comentarios

Publicar un comentario

Gracias por comentar en Ideas de CADOCA

© Ideas Cadoca • Theme by Maira G.